Momentos mágicos...


Hay momentos en el día que tienen un toque mágico. Ésta mañana mientras aún estaba en pijama y sostenía una taza calentita de café recién hecho, sentí que todo era perfecto. No sé si sería el sol entrando por la ventana, el canto de los pájaros que escuchaba desde allí o el olfateo de mi perro dándome los buenos días, pero me he sentido la persona más afortunada del mundo.

En esos instantes mágicos me parece comprender muchas cosas, son leves momentos de inspiración, toques de hadas en los que me encuentro conectada con todo y con todos. Me siento feliz sin más. Feliz porque mi corazón no juzga y mi mente no intenta comprender nada, simplemente disfruto y fluyo con la vida.

Se necesita realmente poco para ser feliz, lo cierto es que no se necesita nada, salvo estar en paz con uno mismo...

Cuando no sigues a la masa y eres capaz de encontrar unos minutos a solas contigo, resulta sorprendente la sencillez de tus deseos.

A veces me imagino en mi lecho de muerte y sé que lo que más satisfacción me dará, es el haber vivido alineada con mi misión, el haber sido coherente con mis sueños, haberme atrevido a hacer lo que me dicta el corazón, haber pasado tiempo con las personas que elijo, esas que me llenan el alma.

Sin embargo, nos marcamos objetivos y obligaciones que no van con nosotros, pero que parecen empujar a la mayoría. No disfrutamos mientras los perseguimos, porque sólo sentimos esfuerzo y la recompensa nunca será como imaginábamos. Simplemente, ese sueño no era el tuyo.

Para encontrar nuestra misión, nuestro propósito, nuestro objetivo vital, muchas veces es necesario separarnos de todo, entrar en “modo pausa”, desconectarnos de redes sociales y televisión, unas veces nos ayuda viajar y conocer nuevos rincones, otras sólo necesitamos viajar hacia adentro, lo más inspirador es reconectarnos con nuestra escencia… Cerrar los ojos, vaciarnos de cargas y preocupaciones y centrarnos en nuestra respiración…

Sí, meditar, escoge un momento hoy y medita unos minutos… viaja hacia adentro... Dicen que los mejores viajes son los que no se planifican...

Es posible que aún no tengas claro el propósito de tu vida, tu fin último, tu misión… No importa. Todos tenemos uno, porque el universo es perfecto y hace que no sobre, ni falta nada. Existe algo, en lo más profundo de tu ser, realmente único. Esa parte de ti que el mundo necesita y que sólo tú puedes aportar. Te aseguro que está lejos del sacrificio, porque cuando has nacido para hacer algo, te brota sin esfuerzo y las horas que inviertes en ello vuelan... Sientes que dedicándote a ello eres feliz sin más...

El cine nos muestra héroes luchando contra villanos, salvando el mundo de monstruos. La vida nos enseña que no se necesita una capa, ni saber volar para ser un superhéroe... el maestro que cuida que todos sus alumnos comprendan sus enseñanzas, es un héroe; también lo es el médico que escucha lo que el enfermo no dice con palabras; lo es el mozo que después de horas de trabajo te pone un café con una sonrisa; los padres que educan con amor a sus hijos y que los apoyan aunque no compartan sus sueños; la amiga que te llama cuando más falta te hace o la poeta que desnuda su alma...

Si sigues perdida sobre cuál es tu don o tu talento, te diría que hagas aquello que te encanta, lo que te sale solo, con lo que disfrutas, aquello que el mundo necesita… y que hacerlo, a ti, te hace feliz sin más…

Jorgelina en Modo Pausa...

Si no sabés por dónde empezar, o cual es tu propósito, o misión en ésta vida, escribime y te asisto para que la descubras…

0 vistas

© 2019-2021 | Modo Pausa

© 2019-2021 | Modo Pausa